martes, 12 de febrero de 2008

Sífilis: las caras de la infección


Es considerada una de las infecciones de transmisión sexual (ITS) más frecuente. Causada por una bacteria llamada Espiroqueta (treponema pallidum), la sífilis es una enfermedad curable, incluso con un tratamiento muy sencillo, pero que merece mucha atención pues, de no ser tratada adecuadamente, puede traer fuertes consecuencias a nuestra salud física y mental.
El modo de transmisión es fundamentalmente por el contacto sexual con una persona infectada y las primeras manifestaciones (llagas abiertas sin dolor) pueden presentarse de tres semanas a tres meses después del momento de la infección. Un chancro puede aparecerse casi en cualquier parte del cuerpo, sin embargo los sitios más frecuentes son en la mujer cerca de la vagina, en el hombre en el pene, pero pueden aparecer en el ano, el recto incluso en los labios. Cuando el chancro aparece cerca de los genitales, es muy frecuente la inflamación de glándulas en la ingle.
Hay varias etapas para la infección, y el avance de la enfermedad estará condicionado por el tratamiento adecuado con penicilina. Según los expertos, existe una sífilis primaria que tiene las características que mencionamos anteriormente, y sus manifestaciones son a través de chancros o ronchas. La sífilis secundaria puede aparecer de dos a tres meses después de la infección, aunque a veces suele manifestarse al mismo tiempo de la primaria prolongándose hasta por seis meses. Esta etapa está caracterizada por la aparición de un brote que no causa picazón en varias partes del cuerpo, incluyendo las palmas de las manos y las plantas de los pies. Usualmente está acompañada de fiebres, inflamación de glándulas, dolor de cabeza, así como por la pérdida de peso y de cabello. Los síntomas aparecen y desaparecen durante lapsos de tiempo, pero aún si no se tiene ninguna manifestación visible, la infección continúa.
La Sífilis latente no muestra ningún tipo de síntomas y sólo puede ser detectada a través de una prueba de sangre, si no se trata puede permanecer de por vida y se puede infectar a las parejas sexuales. Muchas veces esta etapa puede durar años y finalmente se manifiesta en la sífilis del tercer nivel o tardía, fase en la que varios órganos pueden sufrir daños considerables. Esta etapa puede aparecer en cualquier momento después de la infección (de 1 a 50 años) pero el promedio occila alrededor de los 20 años posteriores al contagio. Los órganos más comúnmente atacados son el cerebro, el corazón y el hígado y puede causar daños en los huesos, así como producir ceguera, sordera, parálisis, insuficiencia cardiaca y hasta la muerte.
La sífilis puede producirse también de forma congénita, es decir durante el período de gestación de la madre al hijo. Esta es considerada la forma más seria de la enfermedad porque puede producir el aborto espontáneo o el nacimiento de un niño muerto. Si el niño logra sobrevivir puede presentar problemas cerebrales o en el hígado.
La manera para detectar una infección de sífilis es a través de una prueba sanguínea de VDRL que se puede efectuar en centros de salud públicos y privados y el tratamiento dependerá del grado de infección de la persona y debe tener un seguimiento médico.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comente esta nota acá:

¿Qué piensan las personas sobre el COVID-19 en Venezuela?

¿Qué piensan las personas sobre el COVID-19 en Venezuela? Esta pregunta tiene mucha relevancia en estos tiempos de pandemia, luego que se de...