lunes, 25 de febrero de 2008

En el Sur del Lago de Maracaibo:Encuesta revela que mayoría de las personas no sabe dónde acudir ante un caso de VIH




Andrés Pineda (Azul+)

Un estudio llevado a efecto por Acción Zuliana por la Vida en el Sur del lago de Maracaibo arrojó datos interesantes sobre el nivel de información que tienen los pobladores de esa subregión del occidente venezolano en materia de VIH/Sida. Se tomó una muestra de 1.656 personas de los municipios Catatumbo, Colón, Francisco Javier Pulgar, y Sucre, en edades comprendidas entre los 14 y 67 años, de ambos sexos, un número representativo de la población local.
La investigación se hizo como parte de un proyecto que esta Organización No Gubernamental (ONG) llevó a cabo desde abril de 2007 hasta enero del presente año, con el apoyo del Ministerio del Poder Popular para la Salud. Según Johan León, director general de Azul, el propósito fundamental de este estudio es detectar las principales fallas y vacíos en lo que a información básica de VIH se refiere con el propósito de “orientar de una forma más efectiva nuestro trabajo de prevención en esa zona pues, hemos notado que las necesidades no siempre son las mismas, de hecho, cuando analizamos los números por municipio o por población estudiada se observan diferencias contundentes”.


Al preguntar si el VIH y el Sida son exactamente lo mismo, el 61% de los encuestados consideró esa opción como verdadera, cuando la realidad es que una persona puede vivir con VIH durante años sin mostrar síntomas relacionados con el Sida, es decir, se puede vivir con VIH sin tener Sida, aunque para llegar a la etapa Sida es necesario tener VIH. Otro aspecto estudiado fue el relacionado con la infección a través de los insectos como mosquitos; en este renglón el 80% de los encuestados está claro que no puede haber transmisión por este medio, León explica que la lógica utilizada por los habitantes del sur del lago es muy sencilla pues, “en esa zona si los mosquitos transmitieran el VIH todos estarían infectados”, el director de Azul aclara que este virus se transmite por vías muy específicas y sólo puede producirse de un humano a otro.
Un mito que aún persiste es el relacionado con los llamados “portadores sanos”, se tocó este tema para medir si las personas creen que existen dos tipos de infectados por VIH; los sanos que nunca experimentarán síntomas por una especie de composición genética y los que sí llegan a Sida. En este aspecto, 58% de los encuestados cree en esa teoría de la década de los 80, mientras el 38% opinó que todos son portadores del virus aunque unos son asintomáticos y otros sí presentan síntomas, el 4% de este renglón se abstuvo de opinar.
El 62% de los consultados considera que no se puede determinar por la apariencia si una persona vive con VIH, en este punto Johan León aclaró que las personas se refieren a casos de conocidos que viven con ese virus y no muestran los signos generalmente asociados a esta enfermedad, sin embargo, el 35%, un número bastante considerable, asocia directamente algunos signos y síntomas con el VIH/Sida, aunque pueda tratarse de otra patología. La gran mayoría, el 83%, asegura que el VIH se encuentra en la sangre, fluidos vaginales, semen y leche materna, y es por el contacto con estos fluidos corporales que se puede transmitir el virus.
Un punto de vista casi unánime (el 91% ) es el referente al peligro de compartir inyectadoras o utilizar agujas usadas previamente, sólo el 8% opinó en este renglón lo contrario.
En lo referente al trato cotidiano con una persona que vive con VIH, el 72% considera que se puede abrazar y besar socialmente a una persona infectada sin que esto represente un riesgo para quien lo hace, 71% de la muestra opina lo mismo en lo referente a compartir vasos, platos y cubiertos con una persona VIH positiva y el 75% afirma que no es posible la transmisión de este virus por compartir salas sanitarias.
Un mito fuerte de derrumbar es el referente a que el VIH sólo afecta a homosexuales y trabajadoras del sexo comercial (prostitutas), en este renglón, aunque la mayoría (el 60%) está claro que no es así, el 38%, considera que si no mantiene relaciones homosexuales o no solicita servicios de trabajadoras del sexo comercial está exento de la posibilidad de contraer el VIH. Por otro lado, 86% de los encuestados aseguran que el condón es el mejor método de prevención aunque, según comenta León, “en muchos de estos pueblos es difícil o imposible conseguir condones por lo que las personas ejercen su sexualidad a todo riesgo. Si relacionamos esto con la discriminación y consecuente exclusión social que causa el VIH en las zonas rurales y ciudades, muchas personas asumen el riesgo y si contraen alguna infección de transmisión sexual se aíslan y se echan a morir, cuando hay alternativas para llevar una vida completa y digna con VIH, y cuando muchas de las otras infecciones son tratables y curables”.
Se preguntó si las pastillas anticonceptivas podrían prevenir una infección por VIH, a lo que el 82% respondió negativamente, sin embargo, de el 17% que respondió “verdadero”, el 76% fueron personas menores de 20 años, por lo que, según León es necesario trabajar este punto en los liceos y con las personas que podrían estar iniciando su vida sexual.
El 83% de las personas consultadas están claras que no existe cura para el Sida, del 13%, que respondió lo contrario basaron su opinión en la idea de que existe la cura pero las transnacionales no quieren sacarla a la luz por disfrutar del “negocio” que significan los medicamentos antirretrovirales, o, en otros casos, apelaron a curas relacionadas con medicinas alternativas y tratamientos de índole espiritual.
Se preguntó a los encuestados si conocen cuál centro de salud de la zona presta servicios en materia VIH/Sida (para canalizar la ayuda gubernamental para el acceso a tratamientos, consultas y otros servicios), sólo el 27% respondió afirmativamente, sin embargo, la siguiente pregunta era abierta y se pedía especificar cuál sería ese centro de salud y sólo el 17% respondió correctamente. Este punto del estudio tuvo el mayor índice de respuestas en blanco (16%) y el 57% apuntó no conocer cuál sería la institución a la que deberían acudir en un caso relacionado con VIH.
Por primera vez se realiza un estudio de este tipo en esta zona del estado Zulia, según comenta Johan León, y entre otros propósitos, se busca ofrecer esta información a las instancias del gubernamentales regionales y nacionales con el propósito de orientar los esfuerzos hacia los aspectos que más se deben fortalecer en la respuesta de las comunidades contra la propagación del VIH y el Sida.
“Esperamos seguir contando con el apoyo del Ministerio del Poder Popular para la Salud –afirma León- para desarrollar un trabajo más amplio y completo en los próximos meses”, para ello, Acción Zuliana por la Vida está estableciendo alianzas con hospitales, consejos comunales y con los puntos locales de la Misión Ribas para tener una mayor interacción con las comunidades y para capacitar a través de talleres y charlas a los ciudadanos del sur del lago de Maracaibo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comente esta nota acá:

Promotoras de Campo Atalaya en Casigua El Cubo se organizan para realizar carteleras comunitarias sobre el COVID-19

(Azul Positivo) Campo Atalaya es una de las comunidades donde venimos trabajando desde 2018, en el centro poblado de Casigua El Cubo, en el...